Emociones y comida: Hoy el Miedo

El miedo es una emoción más. Sin miedo la vida corre peligro. Es que frente a una amenaza, el miedo nos alerta y nos permite reaccionar. La respuesta siempre estará del lado de la supervivencia: huir o luchar. Quien pretende vivir sin miedo está en la búsqueda de un objetivo imposible. El miedo surge para preservarnos, cuidarnos y protegernos.

Por ejemplo, estuve en el campo de Alberto, caminando entre arbustos y se nos cruzó una serpiente, por supuesto sentí miedo,  era una amenaza mucho más grande que los recursos que creí tener para manejarla. Intenté correr en otra dirección. Sin embargo Alberto no sintió miedo: ¿porqué?:  el llevaba una escopeta, conocía el lugar y sus posibilidades. Tenía recursos que yo no poseía.

El miedo es como una luz que se enciende en el tablero para anunciar que hay que enfrentarse a una situación incierta o peligrosa.

El problema reside cuando el temor paraliza.  El primer paso para ordenar esta emoción displacentera es identificar qué es lo que sentís y qué te lo genera. Una vez aceptado el miedo, podés empezar a gestionarlo para seguir avanzando.

Existe también el miedo frente a una proyección en nuestra mente, situación que inventamos, que puede o no producirse. Te puede inducir congoja, nerviosismo, estrés o bien paralizarte. Frente al temor a perder (trabajo, pareja, salud, nivel de ingresos), a no ser capaz de cumplir lo que te propusiste (hacer ejercicio físico, cumplir tu dieta, evitar los picoteos, dejar los aperitivos), el miedo a pasar hambre, a que después no haya más.

Todos estos miedos no pueden ser evitados, pero pueden gestionarse, de lo contrario pueden desencadenar conductas alimentarias que impedirían alcanzar tus objetivos nutricionales (control de la glucemia, impedir el reflujo gastroesofágico, bajar de peso…)  

Los miedos que no necesitan una respuesta física, aquellos que son internos, que aparecen como proyecciones creadas por tu cerebro, necesitan ser comprendidos, para luego ser gestionados e impedir que te lleven a ese lugar indeseado donde conviven con la tristeza, la angustia, el estrés… horrible.

Cuando estás así y querés salir al instante de esa situación, buscando protección, cobijo, bienestar, seguridad, aparece la comida como un representante de todo eso que buscabas y desfilan las galletitas, alfajores, golosinas, helado, facturas. Que te reconfortan. Salís de la emoción con comida, aunque solo dure un escaso momento de tu mal día.

¿4 galletitas pueden quitarte el miedo a perder el trabajo? ¿Te dieron seguridad?. Después aparecerá la culpa y entonces además de sentirte tan mal como antes, también te sentís culpable.

El Antídoto

El miedo tiene su antídoto y es la CONFIANZA. Confiar en que mis piernas responderán si corro para que la serpiente no me alcance; confío en que podré finalmente solucionar cualquier situación que se me presente.

Esa confianza tiene que ser trabajada para que esté disponible cuando algún mal momento que genera temor se te presente y logre ayudarte a salir de allí sin necesidad de recurrir a un alimento consolador y efímero.

¿Y si siento irrefrenables deseos de comer algo?

Está demostrado que beber algo caliente a sorbitos relaja al sistema nervioso. Sean infusiones como té verde o manzanilla, caldos de verdura, leche descremada o bebidas vegetales (de avena, de almendras, o soja), si querés saborizarlas podés usar un polvo de cacao puro, que carece del exceso de azúcar de los polvos comerciales clásicos. Olvidemos a las demoníacas galletitas, optá por un puñado de frutos secos. Así también se auyenta la culpa.

Cuando sientas miedo preguntate cuál es el peligro que estás percibiendo, que necesitás para enfrentarlo y en qué o quién podés confiar para minimizar el temor.

En este artículo te ofrezco un panorama de como hacerle frente al miedo, pero tené en cuenta que se necesita un proceso que lleve a entrenarte para hacerlo con eficiencia. Consultanos, podés pedir una entrevista on line y comenzar sin esperar más tiempo.

DoctorUgarte      “Comé Bien, Viví Mejor”

Lograr que pase lo que buscás, requerirá hacer cambios. Necesitás relacionarte con la comida de una manera diferente y generar nuevas acciones para llegar al objetivo que te propusiste. Podemos facilitarte ese proceso.  ¡Podés contar con nosotros!.

En Austria 2469 PB, CABA. A 20 metros de Avda. Las Heras.

Envianos tus consultas por mail a:  consulnutricion@hotmail.com o eldoctorugarte@gmail.com …y continuamos en contacto.

Seguimos juntos a partir de los medios disponibles. Estamos aislados, pero estamos muy comunicados!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s