El día después

Es un momento esperado y temido. Terminaron las fiestas, ese periodo en el que desde lo gastronómico todo vale y para muchos “el día después” viene con pensamientos culposos, y nuevas promesas. Que este año me pongo las pilas y voy con la dieta: si o si.

No es que sea escéptico, es que hace muchos años vengo escuchando las mismas promesas que te venís haciendo y he visto quebrarlas en el primer cumpleaños del año. No te amargues por eso, hay algo podés hacer. Por ejemplo establecer un proyecto para cambiar tu alimentación en el año que comienza.

7 Propuestas

  1. Programá tus compras. Asegurate tener los alimentos que vas a necesitar para las comidas. Tus nuevos amigos son los empleados de la verdulería.
  2. Planificá tu comida para la semana. Para vos, para la familia, o para si te llevas el almuerzo al trabajo, o si requerís colaciones, etc.
  3. Cociná todo lo que puedas. la gente que cocina es más feliz y tiene mejor salud. Todos podemos cocinar, las recetas que subimos son para que te salgan, aun si no sabés como se enciende el horno.
  4. Reconocé a tus enemigos y no pactes con ellos. cada cual los suyos: la pizza, las empanadas, las galletitas, las medialunas, el sandwich de milanesa, el alcohol, los snacks salados, las golosinas, son sólo ejemplos de lo que nos tienta y quita posibilidades de lograr el objetivo. No es sólo perder peso, es animarte a enfrentar a tus hábitos.
  5. No temas equivocarte, si salió mal, algo aprendiste. Comenzá de nuevo y hablalo con alguien que no te juzgue. Cuando contás algo y tu interlocutor dice algo así como “estuviste muy mal” “que desastre que hiciste”… ayuda menos que alguien que ante el mismo relato te pregunta “¿Cómo te sentís ahora?”, “¿Lo vas a encarar de otra manera?”. Es muy diferente ¿No?
  6. Siempre podés cambiar de opinión. “Mirate comiendo ensaladas, ¿ahora te gustan?”, -No, “¿Y por que las comés?” – Entendí que es muy bueno comerlas y trato de acostumbrar mi paladar. Ese es un cambio ¿No?
  7. Finalmente, cuando vayas a reuniones, tendrías que saber lo que se va a comer. Si no te conviene el “menú” probá negociar con quien invita para que haya buenas opciones para vos, si no es posible seleccioná lo menos malo. Podrías llevar tu comida (una persona con celiaquía lo hace habitualmente, no es una ofensa). o comer en tu casa e ir a disfrutar de un encuentro desde lo social. Recordá que siempre es tu derecho retirarte de invitaciones a lugares donde no te interesa ir.

Proponetelo y lo vas a lograr. Si necesitás ayuda buscala, somos seres sociales, nos hace bien la compañía del otro.

DoctorUgarte      “Comé Bien, Viví Mejor”

Lograr que pase lo que buscás, requerirá hacer cambios. Necesitás relacionate con la comida de una manera diferente y generar nuevas acciones para acercarte al objetivo que te propusiste. Podemos facilitarte ese proceso.  ¡Estamos aquí!.

En Austria 2469 PB, CABA. A 20 metros de Avda. Las Heras.

Llamá al 011 – 4801 0063: Secretaría: los Martes, Jueves y Viernes de 9:00 a 16:00 o Miercoles de 14:00 a 19:00.

También por mail a:  consulnutricion@hotmail.com o turnosugarte@gmail.com …y listo.

Te esperamos!!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s