Ejercicio y Diabetes. ¿Algún Problema?

 

Luego del diagnóstico de DM es necesario adaptarte lo más rápidamente posible, tendrás que modificar o mantener los hábitos y costumbres previos a la aparición de la enfermedad. Respecto al ejercicio físico o la práctica de un deporte, sucede que muchas personas dejan de hacer ejercicio o abandonan el deporte de práctica habitual por no ser capaces de controlar su diabetes cuando hacen ejercicio. Mucho peor aún es el caso en que abandona su deporte motivado por el consejo de algún integrante de su equipo médico.

En la actualidad existe información suficiente como para evitar este tipo de situaciones. Sin embargo, no se puede negar que la práctica de ejercicio de forma intensa o en deportes muy competitivos puede ser mas dificil el control de la diabetes.

El ejercicio físico debe ser tomado como un factor más en el equilibrio que requiere el control de la diabetes. Al paciente hay que instruirlo en el reconocimiento del contenido de hidratos de carbono de los alimentos y en la relación entre ellos y las dosis de insulina, debe entrenarse en cómo modificar estos factores según la intensidad, la duración o la frecuencia con la que realiza el ejercicio.

¿Puedo hacer ejercicio si tengo diabetes?

No solo podés, tenés que hacerlo. La práctica habitual de ejercicio físico se asocia con un mejor estado de salud general y con la prevención de algunas enfermedades. Hay estudios que demuestran que las personas más físicamente activas viven más y con mejor calidad de vida. En base a este conocimiento se alienta a luchar contra el sedentarismo, entendiéndolo como un factor de riesgo para enfermedades cardiovasculares y a una mayor mortalidad.

Por tanto, si una persona ya era deportista habitual antes del diagnóstico de diabetes se debería lograr que siga realizando ese ejercicio o deporte. Si el deporte es de competición o de larga duración o muy alta intensidad es posible que sea necesario un cierto periodo de adaptación. En esta fase, se incrementará de forma progresiva la intensidad o la duración del ejercicio a medida que se aprende más sobre la diabetes y se conoce mejor la respuesta a cada tipo de actividad física. Es el momento de conocerse más a uno mismo, haciendo más controles de glucemia de los habituales antes, durante o después de los entrenamientos o competiciones.

No se debe tener apuro, con el poco a poco los resultados van a aparecer.

A los sedentarios hay que animarlos a practicar algún tipo de actividad física o, al menos, incrementar sus niveles de movimiento cotidiano como caminar al trabajo (o parte del trayecto), subir escaleras o pasear al perro. Un estilo de vida más activo es recomendado a toda la población y especialmente a personas con diabetes. En estos casos, el inicio del ejercicio debe ser de forma mucho más progresiva, pues la falta de entrenamiento puede provocar efectos más importantes sobre los niveles de glucemia.

En aquellas personas con diabetes tipo 2, que habitualmente presentan sobrepeso, el ejercicio físico regular se ha demostrado beneficioso en el control metabólico, reduciendo los niveles de hemoglobina glicosilada. Un efecto similar al que pueden conseguir algunos de los fármacos utilizados en la diabetes.

En la diabetes tipo 1 (aquí el paciente siempre debe usar insulina) es donde existe más controversia. Los estudios realizados no muestran con claridad cual es el efecto del ejercicio sobre el control glucémico. Queda muy claro que una mayor actividad física provoca una reducción de las necesidades de insulina. Es decir, las personas más activas utilizan menos dosis de insulina que las sedentarias. Pero esto no significa que el ejercicio mejore los niveles de glucemia en personas con diabetes tipo 1. En este tipo de diabetes, el resultado de la glucemia depende del equilibrio entre insulina, alimentación y ejercicio. Si el deportista con diabetes no sabe regular ajustadamente estos tres factores es probable que no mejore su control glucémico. Deberá trabajar con su médico/a y nutricionista para tener un buen manejo coordinado de estos 3 factores, para conseguir una óptima regulación de la diabetes.

diebetes-deportistas

 

Seguridad al realizar ejercicio

La complicación que se asocia más habitualmente a la práctica de ejercicio físico es la hipoglucemia, se produce cuando el trabajo muscular consume en parte glucosa de la sangre como combustible. Si este consumo muscular de glucosa no se compensa rápidamente con el aporte de hidratos de carbono o no se reducen las dosis de insulina o de fármacos orales, la hipoglucemia podría aparecer. Este efecto del ejercicio se mantiene incluso varias horas después de su realización, lo que da lugar a la aparición de la denominada hipoglucemia post-ejercicio o hipoglucemia tardía, normalmente nocturna.

Se previene mediante el conocimiento que ayuda a saber qué decisiones tomar durante y después del ejercicio. Por ejemplo, conocer cuál es el efecto de cada una de las insulinas que se toman, qué cantidad de alimento se debe suplementar durante y después de la actividad, realizar más controles de glucemia e incluso usar sensores continuos de glucosa.

Todo ello contribuirá a reducir el número de hipoglucemias y/o a reducir su intensidad.

Por otro lado, el ejercicio se ha asociado a un empeoramiento de las complicaciones producidas por la diabetes. En muchos casos se aconsejaba no practicar ejercicio físico a aquellos pacientes con retinopatía, nefropatía o pie diabético. Las recomendaciones están cambiando en los últimos años, pues se ha comprobado que el ejercicio físico a moderada intensidad puede incluso mejorar el estado de algunas de estas complicaciones. Hay que adaptar el ejercicio a las características del paciente, por ejemplo, ante presencia de pie diabético se practicarán ejercicios sin impacto, como nadar o ir en bicicleta, u otros que impliquen solamente actividad del tren superior como el remo. Incluso en estos casos, la diabetes no debe impedir realizar ejercicio de forma habitual.

ejercicio-previene-diabetes1

Fuente consultada: http://www.fundaciondiabetes.org

A tener presente

Siempre consultá a tu medico/a antes de comenzar, reiniciar o cambiar tu programa de ejercicios. Elegí una actividad que disfrutes o intercambiá, por ejemplo unos días caminatas, otros bicicleta. La recomendación en tiempo es, al menos 150 min por semana, distribuidos en 30 min por día. Avisale  a alguna persona que te acompaña o te conozca que tenés diabetes y si te ven actuar de manera no habitual, te interrumpan y te den a beber un líquido azucarado (bebida gaseosa regular –no dietética- o un jugo de naranja envasado).

No inicies tus ejercicios si tu glucosa está baja. Revisa tu nivel de glucosa en sangre 15 minutos después de una actividad intensa.

DoctorUgarte

En DoctorUgarte – Coaching para Adelgazar

Que las cosas sucedan depende de vos. El Coaching es un proceso que te ayuda a observar lo que te pasa, de una manera diferente (y mejorada), a generar nuevas respuestas y a gestionar acciones efectivas. Para lograr tus objetivos.

 

Talleres de Coaching Nutricional – 2018

Coordinados por

La Coach Ontológica   Claudia Santilli      y

El Médico Nutricionista   Alejandro Ugarte

 

Dónde: En Austria 2469 PB CABA. Argentina

Cuándo: Días Sábados de 9:00 a 12:00

 Fechas

Sábado 09/6  – Confianza (Escalera de Interferencias)

Sábado 30/6  – Visión / Meta. Deber vs Querer

Te esperamos en Austria 2469 PB, CABA. A 20 metros de Avda Las Heras.

Llamanos al 011 – 4801 0063: Secretaría: Martes, Jueves y Viernes de 9:00 a 16:00 Miercoles de 14:00 a 19:00. O mandá un mail a consulnutricion@hotmail.com o a turnosugarte@gmail.com y listo.

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s