La Natural está de moda

En el blog El Comidista del diario El Pais de España se publicó una nota titulada La tontería de lo natural.
Les presento un sabroso resumen editado de la inquietante nota

¿La alimentación natural, existe?, ¿o es sólo un truco para vender más?. Frutas, Hortalizas y Carnes hoy no tienen el sabor y la textura de cuando la naturaleza las creó. Afortunadamente!: sino la mayoría serían incomestibles.
Cuando en un restaurant o programa de la tele te anuncian pomposamente “aquí se cocina con ingredientes naturales”. “¡Dale!”, pensemos, “¡No vas a cocinar con ingredientes sintéticos, como kevlar o grafeno!”
Lo etiqueta “natural” se populariza. Están de moda, por ejemplo, los vinos naturales, esos que se obtienen de trapiches en los que no han utilizado productos químicos y que, hay que probarlos, tienen gusto a barro. En los supermercados venden latas de salsa de tomate 100% natural, como si brotara directamente del centro de la tierra –qué ridiculez–.
Aunque la naturaleza ‘no es bonita ni adorable, es matar o que te maten’ –Robert Crumb– , lo natural está de moda. Pero el uso de la palabra “natural” encierra mil trampas.
Creo que en muchas ocasiones, cuando alguien usa el término para hablar de un tipo de alimentación teóricamente saludable y de una cocina en la que no intervienen ingredientes procesados, lo hace para subirse a una concepción más rentable. Nos seduce escuchar lo que nos suena bien. ¿Pero existe la alimentación natural en el siglo XXI?
Pongamos que alguien está comiendo una ensalada de hortalizas de su propia huerta. Todo muy natural, ¿verdad? Pues no.

BC222E

Las hortalizas que actualmente consumimos, incluso las que nos vende la agradable señora boliviana que tenemos al lado del consultorio, están conectadas al Mundo en que vivimos, son muy distintas a las variedades originales. En la naturaleza, una berenjena está llena de espinas, tiene poca carne, es fibrosa a más no poder y se pone marrón al segundo de cortarla. ¿Las zanahorias? Unas raíces duras, fribrosas, amargas y prácticamente incomestibles. Sucede que siglos de agricultura han modificado su apariencia y su sabor, como el de casi todas las frutas, vegetales y hortalizas. Porque las hemos domesticado y adaptado a nuestros gustos; tomando distancia precisamente, de la naturaleza.
Lo mismo sucede con la carne. Los animales que comemos poco tienen que ver con sus antecesores, los que “creó” la naturaleza. Quizá, lo único que comemos en su estado natural, es el pescado que no proviene de criaderos, los hongos que juntamos en el bosque y otros frutos provenientes de recolecciones silvestres. Pero no nos engañemos, cuando salimos a comprar comida no vamos al bosque, vamos al súper.
Si lo natural es aquello que no ha sido creado por la mano del hombre, poco podemos hablar de comida o alimentación natural, porque casi todo lo que comemos actualmente ha sido modificado por intervención humana.
¿Entonces? ¿Por qué? ¿Porque nos gusta tanto comer cosas naturales?
Una de los motivos más poderosos podría ser la quimifobia, la manía a todo lo que tiene una horrible procedencia ‘química’, en franca oposición a un deseo de purificarnos en la utópica busca de ‘lo natural’. Pero como dice J.M. Mulet: la química forma parte de la naturaleza.

La moda de querer sentirnos como los primeros pobladores de un idílico rincón del bosque… Vamos!, el ser humano es extraordinario, preferimos no dar la espalda a la civilización y el ordenamiento de ese caos que es la Naturaleza, muchas veces despiadada.

No tengo la más mínima intención de defender la industria alimentaria. Ni de promover el consumo de alimentos procesados.

Pero lo natural no existe, es sólo un eufemismo para suavizar que cada vez estamos más alejados, precisamente, de la Naturaleza.
MIKEL LÓPEZ ITURRIAGA

Éste es un artículo polémico. Me encanta. Es enriquecedor porque considero que no es bueno quedarse con una sola visión de las cosas que nos rodean. Aceptar desafíos intelectuales, que cuestionan mi manera de ver las cosas me permite ampliar mis conocimientos: de lo que me rodea, pero mas aún, de mi mismo.

DoctorUgarte

Austria 2469 PB. CABA
TE 4801-0063 o turnosugarte@gmail.com
En Instagram como @doctor_ugarte

Anuncios

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Alejandra dice:

    Excelente, doctor!!. No sabía la verdad sobre las berenjenas y las zanahorias….y así debe ser con otras… Lo de las carnes,si. Pero bueno, así estamos…vivimos en un mundo donde todos creemos saber sobre alimentación y donde cada uno cree tener la verdad absoluta.Hacemos dietas Disociadas,asociadas,sin carnes,sin quesos, o lo contrario….En fin ,nuestra salud está ,así, siempre en peligro. Gracias por este informe !!

    Me gusta

  2. Virginia dice:

    Excelente articulo! Yo me pongo furiosa cuando veo que publicitan “verduras organicas”, “huevos orgánicos”, etc. No, si voy a comprar verduras de plásrico y huevos de yeso para mi almuerzo!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s