COMER: Necesidad, Deseo y Obsesión

Las siguientes reflexiones están basadas en la lectura del libro, de igual título, escrito por Paolo Rossi (1923-2012), filósofo e historiador de la Universidad di Firenze.

000012

“Qué manera de comer!!!”, es una expresión que escuchamos con frecuencia, después de una fiesta y a continuación sigue la frase “no, no como más!!!”,
Así pasamos de una exorbitante, y abundante ingesta de comida, a una restricción casi absoluta. Luego se inicia la búsqueda de productos light y de dietas que aparecen como las flores en primavera. Convivimos con programas de la tele, radio y “gurues” en los medios en general, sobre todo ahora en las redes sociales, donde se pontifica sobre la “mejor” forma de bajar de peso, hasta como te curas un cáncer haciendo la dieta que le “devolvió la vida” a la hija de un famoso actor.

Estos “informantes” se ocupan de la comida de un modo supuestamente innovador, ya sea en buscando lo placentero, una vida saludable, o bien en busca de los “auténticos” saberes culinarios.

ansiedad-de-comer-dulce

Comer, como necesidad, nos iguala a los humanos de todos los siglos y lugares (desde los banquetes romanos, hasta las cadenas de comida rápida) la comida, el comer, o el no hacerlo ha marcado el desarrollo de las sociedades, las culturas, las guerras (por ejemplo, la toma de la Bastilla fue motivada más por un hambruna intolerable que por la conciencia política del pueblo francés). También las religiones, las enfermedades, el comercio y la moda. Comer es inherente a la vida, al placer y al entretenimiento.

Si prestamos atención a la cantidad de metáforas alimentarias que utilizamos a diario en nuestro lenguaje coloquial, basta para intuir la profundidad cultural-emocional vinculada con el acto de COMER:

“te voy a comer a besos, la comió con los ojos; no me lo puedo tragar, tragarse un sapo, es pan comido, el horno no está para bollos, la sed de saber, el hambre de conocimientos, alimento espiritual, a falta de pan buenas son tortas, la sal de la vida, ser un pan de Dios, pan para hoy y hambre para mañana, contigo pan y cebolla, en todas partes se cuecen habas, tu novia es un bomboncito, es la cereza del postre”

Por el contrario el ayuno tiene mas asociación con lo religioso y sagrado, “una penitencia” con un fin específico. Aunque para otros será la opción más rápida para bajar de peso o hasta para ahorrar dinero,

shutterstock-ayuno-intermitente-generica002342

Hoy, como siempre, al comer los hombres satisfacemos deseos primarios y emociones profundas. Nos desarrollamos oliendo, probando, percibiendo sabores. La comida lleva al placer y buscamos la saciedad como un calmante. Convivimos con preferencias y aversiones. Existen explicaciones a nuestra conducta alimentaria, y son muy complejas
El olfato es misterioso, realiza aprendizajes. Elegimos lo que comemos entre una enorme gama de alimentos, que luego digerimos e incorporamos a nuestro organismo, en un proceso de adaptación ambiental que comenzó hace millones de años.

Lo que llamamos gusto es una forma de sensibilidad especifica originada por los sabores básicos originales (dulce, salado, ácido, amargo), capturados por la boca y la nariz.

El conocimiento del gusto se vio enriquecido por el descubrimiento de nuevos receptores, recientemente investigadores japoneses, incluyen al umami como “el quinto sabor”, que corresponde al gusto del glutamato
Las relaciones entre motivación, placer de los sentidos y consumo de alimentos dan lugar a un entramado complejo: necesidad, deseo y placer viajan por las redes neuronales.

En algunas zonas del mundo se presenta una sobre abundancia de alimentos, lo que para la especie humana, en cuanto a su evolución, es una condición nueva
Nuestros genes vienen mejor adaptados para soportar penurias que abundancias.

Atravesamos tiempos en los que el mito de una alimentación absolutamente correcta divide aguas (de manera exagerada y obsesiva) entre alimentos legítimos, sanos y positivos y alimentos peligrosos. Un disparate de dimensiones épicas, al que nos vamos a enfrentar desde aquí.
Estamos hablando de darle de comer a la humanidad, no solo a un grupo específico. Hay personas que en estos momentos no tienen que comer. No lo puedo olvidar.

hambre (1)

DoctorUgarte

Consultorio: Austria 2469 PB. CABA. Argentina
Turnos: 54 11 4801-0063 o a turnosugarte@gmail.com
En Instagram nos encontrás como @doctor_ugarte

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s