Verde Que Te Quiero Verde

el

La Lechuga siempre está
Las lechugas se cultivan al aire libre en zonas templadas de todo el mundo, y también en invernaderos (así logran estar siempre presentes). Nuestra producción comercial se centra sobre todo en las variedades criolla, mantecosa y repollada.
Valor nutritivo:
La lechuga es un alimento que aporta muy pocas calorías, Tiene un alto porcentaje de agua (90-95%), vitaminas (folatos, provitamina A o beta-caroteno y cantidades apreciables de vitamina C, minerales (potasio, magnesio) y fibra (necesaria para el buen funcionamiento intestinal). Las hojas externas de color más oscuro son las más »nutritivas«. La lechuga criolla cultivada al aire libre es la más rica en vitaminas.

Composición Nutricional, por 100 g del producto crudo

Nueva imagen

¿Vamos de compra?:
Si la lechuga es fresca el color de sus hojas debe ser verde intenso. Siempre será en temporada que resultará más sabrosa y barata que la que se cultiva en invernaderos.
Al llegar a casa, es necesario liberarlas de cualquier envoltorio para que puedan respirar; y eliminar aquellas hojas que estén deterioradas con el fin de evitar que se estropee el resto.
Conservación e higiene:
Uno de los modos más efectivos de almacenar la lechuga es envolviéndola con papel de diario y guardarla en un lugar fresco, seco y protegido de la luz (en los cajones bajos de la heladera), lo que permite que se absorba el exceso de agua sin que las hojas lleguen a deshidratarse. También es posible recuperar el aspecto fresco de las hojas rehidratándolas un rato antes de consumirlas. Lo que yo hago es lavar bien las hojas cuando la traigo a casa, previos 15 minutos de remojo. Y luego las paso por una centrífuga maravillosa que tengo. Sin restos visibles de agua, las acomodo en unos herméticos plasticos, los tapo y a la heladera. Me aguantan 4 días casi sin cambios en su aspecto.
El aire las oxida, para evitarlo, una vez preparada para ensalada te conviene rociarla con unas gotas de de limón. Igualmente, al cortarla aumenta la superficie en contacto con el oxígeno y pierde algo de vitaminas. Por tanto, se tratá de cortar las hojas justo en el momento que se vayas a consumir. “Atenti”, si no lo hiciste antes, acordate de lavarlas bien antes de consumirlas con el fin de eliminar insectos o restos de pesticidas que pudiera contener.

Bordes oscuros
La aparición de zonas oscuras en los bordes de las hojas de lechuga no supone un riesgo alimentario. A pesar de que este aspecto no invita a consumirlas, si eliminás las partes más dañadas es posible comerlas sin que haya riesgo. Prestá atención cuando las hojas muestren signos de viscosidad. Entonces puede ser que hayan empezado a acumularse bacterias. Tirá esas hojas.
No es recomendable condimentarlas hasta que no se tengas intención de comerlas, ya que se vuelven mustias en poco tiempo.
Que buena es la lechuga!!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s