¿Qué podés comer si estás con una gastroenteritis?

Te puede pasar durante o después de un viaje, a las horas de llegar de una comida fuera de casa, en un cambio de estación climática. Te pude suceder a vos solo/a o a varios de la familiaː una diarrea o vómito o las dos cosas, es decir, una gastroenteritis. Muchas veces te habrá pasado, y seguro alguien ya te lo dijo, el tratamiento dietético es simple: reposo, ayuno y abundante líquido. Pero no siempre resulta efectivo si es una infección es más grave, y a veces necesitás un tratamiento médico (antibióticos, antidiarréicos, etc.). Una dieta adecuada, astringente (secante) y sin fibra, junto con una buena hidratación, alivia los síntomas y acelera la recuperación.

Primero lo primero
A menudo, no es necesario tomar medicamentos , salvo un analgésico si el dolor de cabeza es intenso y persiste o si aparece fiebre.

Primer paso: dieta líquida.
Si te es posible conviene beber abundante líquido para ayudar a depurarte de alguna bacteria no amigable que se haya instalado en tu aparato digestivo y, al mismo tiempo, prevenir la deshidratación. El agua, las infusiones suaves (manzanilla, tilo o te liviano), los jugos de fruta sin pulpa, bebidas isotónicas comerciales son opciones distintas para beber abundante líquido a lo largo del día.
Probióticos (lácteos con bifidobacterias). A medida que los vómitos o la diarrea cesan, inicias con yogur descremado o bebidas funcionales (Actimel, SancoBio), que aportan bacterias de las buenas, para recolonizar el inestino terminal, que con la diarrea, ha perdido buena parte de esa flora bacteriana tan necesaria para la mejoría del cuadro clínico. será la base de tu dieta durante las primeras 24-48 horas.
Es probable que pasado un día no tengas molestias digestivas, aunque siga la inapetencia. No pasa nada, la falta pasajera de apetito no supone ningún trastorno mayor para el cuerpo que la propia desgana y cierta debilidad.

En general, en dos o tres días se vuelve a la normalidad. Cuando pasen los síntomas, no hay más norma dietética que dejarte llevar por el sentido común y serán comidas livianas, sin condimentos, suaves y en pequeña cantidad.

Lo segundo es lo que sigue
Segundo Paso: Dieta astringente (secante) y sin fibra

Ahora vamos hacia una dieta con progresiva introducción de alimentos de carácter astringente y sin residuos (sin fibra), con el fin de normalizar el funcionamiento intestinal.
Si todo va bien, hay que recuperar una alimentación normal. Se inicia la dieta con alimentos secos que necesiten buena masticación, como bay biscuits o pan tostado, galletas de arroz, arroz blanco, papa y zanahoria cocidos, jamón cocido, pechuga de pollo hervida o a la plancha, pescado blanco (merluza, mero, abadejo, gatuzo) y pequeñas porciones de fruta fresca bien madura, como la pera o el banana.

Para reducir la cantidad de fibra o residuo:
• Evitá alimentos ricos en fibra: hortalizas, frutas, legumbres, frutas secas (nueces, almendras), frutas desecadas (pasas, orejores) y productos integrales (mueslix, pan, arroz, pasta simple, etc.)
• Preferí la fruta cocida o al horno sin piel, o bien jugos de fruta bien colados no ácidos y sin azucarar.
• Buscá alimentos ricos en pectina , fibra soluble con efecto astringente: manzana rallada y oscurecida (oxidada), pera cocida, papa hervida , membrillo, banana madura.
¿Cuáles son los alimentos con propiedades secantes?
Los taninos, son compuestos con propiedades antiinflamatorias y astringentes. Además de secar son desinflamantes de la mucosa intestinal, por lo que son buenísimos en el tratamiento de una diarrea.
La manzana es, junto con el membrillo, una fruta que destaca por su contenido en taninos. Si se comiera cruda y con piel, es útil para tratar la constipación. Pero la manzana pelada, rallada y oscurecida tiene el efecto contrario, por la presencia de los taninos que se forman al oscurecerse la pulpa.
La pectina, un tipo de fibra soluble también presente en las manzanas. El salvado de avena también contiene esta fibra soluble que retiene agua y la mezcla generando una especie de gel, que hace que el ritmo intestinal sea más lento, lo que redunda en una mejoría en caso de diarrea.

Ya sabés, frente a una gastroenteritis, como cuidarte y alimentarte

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s