OMEGA 3. Una fuente de … dudas.

  1. ¿Bajan Colesterol y/o Triglicéridos?
  2. ¿Protegen de enfermedades cardiovasculares y/o cerebrovasculares?
  3. ¿Son iguales, vengan de origen animal (Pescados) o vegetal (semillas)?
  4. En los preparados comerciales ¿Cómo sé la real concentración de omega 3? ¿y el proceso de obtención, es importante?
  5. ¿Cuánto Omega 3 debés consumir, según el beneficio que esperás obtener?

Me tuve que hacer estas preguntas y te confieso que encontrar las respuestas no es tarea sencilla.

Ácidos grasos (AG) omega-3: (hay tres tipos que son nutricionalmente importantes)

ALA (ácido alfa-linolénico) Es el que se obtiene en el reino vegetal, es precursor de los otros dos. La conversión a ellos (DHA y EPA) es muy variable, según quien lo tome, porque no respondemos todos con la misma efectividad, de manera que  tendrías que consumir una cantidad y tener fe, en que será suficiente.

Los que son activos protagonistas, vienen originales y abundantes en los pescados azules. Denominación aplicada a peces que viven en aguas profundas, que requieren tener en su cuerpo una grasa constituida por AG largos y con muchas doble ligaduras en sus cadenas. Esto les confiere flexibilidad y evita la congelación a muy baja temperatura:


DHA (ácido docosahexaenoico)
EPA (ácido eicosapentaenoico).

omega 3 sardina

Lo que sabemos es que:

  • La dieta mediterránea es cardioprotectora, y allí abundan el aceite de oliva y los productos del mar. Con lo cual el Omega 3 marino está asegurado.
  • Los AG omega-3 de cadena muy larga (EPA y DHA) reducen, en la dosis adecuada, los triglicéridos
  • Que en una dieta saludable,  debe haber  “equilibrio” entre todos los AG y la dieta occidental tiene muchos AG omega 6 (del aceite de girasol) y muy poco Omega 3. En estos puntos no hay discusión

 

Pero, se ha asegurado que los posibles efectos biológicos de los AG omega-3 (de pescados azules) son muy diversos y, entre ellos se mencionan: una mejoría del perfil lipídico, de la tensión arterial, de la función cardiaca, de la elasticidad arterial, de la función endotelial, y del ritmo cardiaco, además de presentar efectos antiagregantes plaquetarios y antiinflamatorios, más un largo etcétera.

Los AG omega-3 de cadena muy larga (EPA y DHA) reducen los triglicéridos séricos y aumentan levemente el colesterol LDL. Los AG omega-3 de cadena corta (ALA) se encuentran en algunos vegetales, como semillas de lino, chía, nueces, soja y aceite de canola. En algunos estudios epidemiológicos y ensayos clínicos observan que los AG omega-3 disminuyen el riesgo de ECV y, de forma notable, el riesgo de muerte súbita y otros eventos cardiacos.

Sin embargo, una revisión Cochrane.org (1) sobre el tema, que incluyó 48 ensayos clínicos y  de otros 41 análisis, no mostró una reducción del riesgo de mortalidad total o de eventos Cardiovasculares en personas que tomaban AGP omega-3 adicionales, con la dieta o como suplementos.

Como ven las dudas son muchas. Voy a aclarar un poco más en la segunda parte

 

  1. http://www.cochrane.org/es/CD003177/acidos-grasos-omega-3-para-la-prevencion-y-el-tratamiento-de-las-enfermedades-cardiovasculares

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s